Una cámara de vigilancia analógica comienza con un sensor que digitaliza la imagen por proceso. Pero antes de que se pueda transmitir el vídeo, es necesario convertir de nuevo a analógico de esa manera puede ser recibida por un dispositivo analógico, tal como un monitor de vídeo o una grabadora. A diferencia de las cámaras IP, las camaras analógicas no tienen servidor web o codificadores integrados por lo que no requieren mantenimiento técnico a menos de presentar alguna falla. Estas funciones se implementan en la grabación así como en equipo de control.